6/12/08

Contracultura : Punk, hardcore, generación beat y demás

RebeldeMule

La decadencia del absoluto burgués
La contracultura se define como un movimiento artístico que repudia los valores tradicionales de la clase media, es decir los valores morales e ideológicos de la burguesía, como tal puede decirse que ha existido contracultura desde el surgimiento de las primeras luchas anticapitalistas, pero en la actualidad el término se refiere a la corriente surgida desde la aparición de la Generación Beat en los Estados Unidos de la década de 1950.

La Generación Beat mostraba un profundo desencanto con la forma y el pensamiento de Norteamérica, propugnaron una revitalización de los seres humanos a través de un culto a la espontaneidad y apertura a las filosofías orientales. Jack Kerouac, Gregory Corso, Allen Ginsberg, William Burroughs y otros representantes de esta tendencia literaria, dejarían una profunda huella en la sociedad norteamericana, pues justamente en la época del más acendrado conservadurismo y anticomunismo ellos se atrevieron a echar a la basura a los valores tradicionales. Es decir la Generación Beat expresa la crisis de conciencia de la burguesía norteamericana, que es incapaz como no sea por medios políciacos de mantener a los intelectuales en su lado, lo cual no solo en Estados Unidos sino en todo el mundo ha sido un síntoma inequívoco de la decadencia del capitalismo, y que se ha hecho evidente en especial tras la Primera Guerra Mundial.
La década de 1960
El crecimiento de los movimientos anticapitalistas en la década de 1960, daría lugar a una explosión de la contracultura, pero al mismo tiempo, en esta década se dejaría ver las diferencias de matiz entre las diferentes tendencias en la contracultura. Así un amplio movimiento de estudiantes de clase media en Estados Unidos, fue la base del hippismo y el movimiento anti-guerra, en estos el rechazo del capitalismo y la influencia de las filosofías orientales ya presente en la Generación Beat, se desarrolla con particular intensidad. Por otra parte se desarrolla el arte urbano y el pop-art, tendencia artística que toma de la Generación Beat su realismo y su crítica de los ícono de la cultura consumista, esto como un rechazo al abstraccionismo en el arte predominante desde finales de la Segunda Guerra Mundial. El pop-art y el arte urbano influenciarían a las bandas de garage rock de los 60´s como The Velvet Underground, MC5, The Fugs y otros que a diferencia del misticismo hippie se decantaban por una cruda mirada a lo que ellos consideraban como un mundo ridículamente consumista y aburrido.

La cuestión de clase
En Inglaterra para el año 1968 surge entre los obreros jamaiquinos y blancos una corriente de fuerte carácter anti-hippie, su principal ideal era la unidad de la clase obrera, negros, blancos o asiaticos en una comunidad que realce el orgullo de su pertenencia de clase, estos no eran otros que los Skinhead, de aquí surgirían el ska y otros ritmos que dominaron el ambiente británicos a inicios de la década de 1970.

En tanto en Nueva York la influencia del garage rock de los setentas dio lugar a una escena de bandas formadas por intelectuales aficionado al cine de la nouvelle vague francesa y la poesía simbolista de Rimbaud, aquí tenemos a Patty Smith, Television y otros que configuraron lo que luego se llamaría punk, música minimalista, que burlandosé irónicamente de la cultura comercial llegó a tener una popularidad que ninguno de sus precursores espero.

En 1977 como muchos sabrán se produce la “explosión punk” es decir que de las manos de Malcolm Mclaren se dio la explotación comercial de todo lo que se había estado formando años antes, pero esto no fue realmente lo importante, lo importante es que el 77 el punk intelectual de Nueva York se conecta con la cultura obrera skinhead inglesa, dando lugar al punk oi! en Inglaterra y al hardcore en Estados Unidos.

En un inicio fue el punk…
El ascenso de la derecha en Inglaterra con Margaret Thatcher y en Estados Unidos con Ronald Reagan, marcan el fin del hippismo y de la contracultura de los 60´s, esta crisis haría que el movimiento contracultural entre en período de confusión, en el cual se dividen: los skinheads se separan en apolíticos, anti-fascistas y neonazis, el punk deriva en dos vertientes primero el new-wave muy intelectual y que recurre al misticismo gótico alejandose de las temáticas realistas, segundo esta el punk oi! en Inglaterra y el hardcore en Estados Unidos, que tanto musicalmente como ideológicamente tomán lo básico de la contracultura, la música es simple y rápida, las letras van directo al punto. En tanto países como Inglaterra y Estados Unidos se hundían en una espiral reaccionaria, que incluso dio lugar a una moda retro de la década de 1950, el hardcore se convirtió en el refugio de los ideales del movimiento contracultural, pero así mismo su evolución ha sido una muestra de sus contradicciones.

Los límites de la contracultura
Al analizar la crisis del arte clásico burgués durante la explosión vanguardista de inicios del siglo XX, José Carlos Mariategui ya analizo la esencia de la crisis del absoluto burgués y su análisis nos puede servir de base para un entendimiento de las viscisitudes de la contracultura: El aspecto revolucionario:“…esta anarquía, en la cual muere, irreparablemente escindido y disgreado el espíritu del arte burgués, preludia y prepara un orden nuevo. Es la transición del tramonto al alba. En esta crisis se elaboran dispersamente los elementos del arte del porvenir."”El sentido revolucionario de las escuelas o tendencias contemporáneas no está en la creación de una técnica nueva. No está tampoco en la destrucción de la vieja técnica. Está en el repudio, en el desahucio, en la befa del absoluto burgués.”

La crisis en el artista contemporáneo: “El artista contemporáneo, en la mayoría de los casos lleva vacía el alma. La literatura de la decadencia es una literatura sin absoluto. Pero así, sólo se puede hacer unos cuantos pasos… El artista que más exasperadamente escéptico y nihilista se confiesa es, generalmente, el que tiene mas desesperada necesidad de un mito.”

La cuestión central: “Nuestra primera declaratoria de guerra debe ser a lo que mi compatriota Ibérico llama “filosofías de retorno”… Esta es la cuestión principal que hay que esclarecer para no tomar sútiles álibis de la Inteligencia y teorías derrotistas sobre la modernidad como elaboraciones de un espíritu nuevo.”