3/1/10

Hatortxurock


La Haine
"Hatortxurock / Hator, hator neska mutil etxera" viene celebrándose desde su 7ª edición en enero, siendo en ésta, la 11, dicho mes nuevamente el elegido para ello; por lo demás, decir que tras la experiencia del año pasado, la presente edición volverá a desarrollarse durante un único día, en esta ocasión.


El sábado 9 de enero, y nuevamente en dos carpas habilitadas para ello. Las actuaciones comenzarán a las 19 horas, costando las entradas para acceder al recinto, ubicado finalmente entre Burlata y Atarrabia (al lado mismo de Iruñea), en la zona conocida como entre-cementerios, 20 euros (si se adquieren de forma anticipada) ó 25, si se hace en taquilla.


En lo que a los conciertos se refiere, diremos que los mismos, bajo las ya apuntadas dos carpas gigantes, se desarrollarán sobre dos escenarios, actuando cuatro grupos en cada carpa de manera intermitente; para que la fiesta sea completa se contará con el concurso de diferentes DJ´s pinchando alternativamente en la carpa en la que en ese momento no haya música.


Y por lo demás… nada nuevo que añadir, por desgracia: tratar de sensibilizar a la población un año más ante el hecho de que a finales de este 2009 habrá más de 760 presos políticos vascos dispersados por decenas de cárceles de los estados español y francés, cifra que resulta histórica toda vez que desde 1969 no se había alcanzado una similar; y es que desde el año 2000 hasta la actualidad dicho número ha venido creciendo sin excepción.
Así las cosas, aquí está un año más "Hatortxurock / Hator, hator neska mutil etxera", para recordarlos a ellos y para tratar de recordar a todo el mundo que sus familiares y amigos tienen que recorrer más kilómetros que nunca para poder visitar a los suyos… con los peligros y la sangría económica que ello supone; y si a ello le sumamos la habitual denegación de la libertad condicional, las trabas para la puesta en libertad ya de los prisioneros enfermos (vía negación de la aplicación del artículo 92), ya de los que incluso han cumplido íntegramente su condena (por la de la llamada «doctrina Parot»), las humillaciones e intentos de chantaje que están padeciendo últimamente los familiares en las visitas o, que en el actual contexto, cualquiera puede terminar formando parte del colectivo de represaliados sólo por pensar… podemos hacernos una idea de la necesidad de organizar un nuevo Hatortxu, un año más.