29/11/09

Punk y vanguardia contracultural

La Felguera
Punk y dadaísmo, mail-art, situacionismo, futurismo y fluxus.
El sabotaje a la "cultura seria"

Tedio, aburrimiento y, por lo tanto, de-construcción y suprema negación del presente. El mensaje primigenio del movimiento punk británico venía a decir :" no future ". No hay futuro, no hay futuro si el presente no se cambia o, al menos, si no se agita con fuerza. No obstante, esta afirmación ya pertenecía a la tradición y a los mensajes incendiarios de las pintadas que - unos ocho años atrás - grupos de enrages y situacionistas, habían vapuleado las paredes en el mayo del 68 francés; " vivir sin tiempo muerto. Gozar sin trabas " o " Consumid más, vivireis menos ". Los situacionistas, una vez que tomaron el control en los centros universitarios y no siendo más de varias decenas, rápidamente asumen el uso de la megafonía. " Si veis a un pasma atizadle " se podía escuchar a través de los altavoces en los pasillos universitarios, mientras De Gaulle asustaba fantasmas aludiendo a grupos de incontrolados que aman la destrucción. Quizás no andase demasiado equivocado. La idea de " reapropiación del tiempo " y la absoluta autogestión de la vida fue algo omnipresente en los sucesivos números de la revista de la Internacional Situacionista (I.S.). El componente antiautoritario de la I.S. se manifestó en un claro y continuo desprecio a toda forma de organización burocratizada.

"No reivindicaremos nada, no pediremos nada, tomaremos, ocuparemos"
(pintada situacionista en la Sorbona, mayo de 1968)

La inmediatez fue otro de los elementos fundamentales a tener en cuenta a la hora de pretender identificar a dos fenómenos históricos (punk y situacionismo) con contextos radicalmente diferentes pero con muchos puntos en común. El radicalismo de las formas es el resultado de que la gente se aburre cuando no encuentra algún elemento inesperado en lo conocido (1). Estado de ánimo y, una vez más, el aburrimiento ya convertido a una moderna forma de enfermedad social, ante el que los punks quisieron remover cada uno de los valores en los que gravitaba la sociedad contemporánea. La Ilustración ha conducido al totalitarismo y a la alienación (...) se renuncia, en definitiva, a la industria cultural, por la mercantilización del arte que lleva a cabo y por su labor de mantener un estado de dominio ( 2 ).

El punk niega la cultura y la industria como intermediación o imposición y busca lo directo, lo mediato, constituyendo un modo radical de acción directa en el campo de la creación. La desconfianza hacia la industria y el mainstream, cuando no un abierto desprecio y enfrentamiento, sobre todo en bandas politizadas como Crass, Discharge, Dead Kennedys o Conflict, da lugar a un fenómeno de " subversión de los conceptos de cultura e información " y que genera la idea de contracultura y de contrainformación.

"Voy a patear la radio, a poner una bomba en la tienda de discos. Destruye la música".
Weirdos

Existe una especie de necesidad vital por la negación, por una continua negación que ya fuera llevado a sus más altas expresiones por el dadaísmo y por la I.S. El punk sería al antirock frente al rock (y todos sus estereotipos: culto a la estrella, negocio, conformismo), lo que el antiarte fue al arte para los dadaístas.

El movimiento punk logró eliminar la barrera entre el creador (músico) y el consumidor / espectador (oyente, comprador). A través de la cultura Do It Yourself (D.I.Y.) las posiciones descritas eran subvertidas, sin profesionalización. Era tan fácil como la idea de que cualquiera podía crear algo: una banda, fanzine, sello, distribuidora, etc. Es, precisamente, en Inglaterra en donde surgen las primeras bandas marcadamente políticas. En efecto, bandas como Chelsea (con su "free fighters"), Crisis, Banshees o The Clash se sitúan dentro de un modo radicalizado de lumpen intelectual y callejero. Organizaciones socialistas como el Socialist Worker Party o antifascistas como la Anti Nazi League aglutinarán a un buen número de punks, quienes colaborarán eventualmente en festivales benéficos o militaran en estos grupos, de una forma u otra. Mientras ello sucedía, el ultraderechista Frente Nacional crecía peligrosamente en Inglaterra. Este activismo por parte de un sector del movimiento punk sirvió de escuela política para estos. El propio Mark P, de la banda Alternative T.V. y autor del mítico y pionero zine "Sniffin Glue" señalará que " en USA el punk rock es una postura musical para cantar rock and roll, pero en Inglaterra es una estrategia política " En este contexto, los Sex Pistols supusieron un revulsivo convertido en agitación juvenil de proporciones insospechadas. A grosso modo, los seguidores mas politizados del punk tienden a desvirtuar a los Sex Pistols por considerarlos un producto (que en cierto modo lo eran), pero como critica al stablishment representaron mucho más que un gran número de revolucionarios ( 3 ).
Pero detrás de los Pistols existían dos personajes fundamentales: Jaime Reid y Malcom Mclaren. Jaime Reid fue el cofundador de una revista anarquista llamada " Suburban Press ", pero será popularmente conocido como el diseñador gráfico de la banda desde 1976 a 1979. Sus diseños eran una ingeniosa mezcla de collage y de alteraciones de obras o elementos ya existentes. Una especie, si cabe, de detournment (=desvio) situacionista. Las ideas situacionistas habían llegado a Inglaterra, en parte, por el marginal trabajo de King Mob. King Mob era la versión inglesa de los postulados de la I.S. No obstante, el núcleo de la I.S. nunca sintió una especial empatía por este grupo al cual consideró una adaptación demasiado libre de las ideas situacionistas (para King Mob cabía hasta la experiencia de los Motherfuckers estadounidenses, algo muy alejado del purismo extremo de los militantes del núcleo primigenio de la I.S.). En la fundación de King Mob se encuentra uno de los tantos expulsados de la I.S. Christopher Gray.
Mclaren distribuyó en Inglaterra ejemplares del libro " La sociedad del espectáculo " de Guy Debord, así como con la colaboración de Reid editaron el libro de Gray " Leaving the 20th Century " y, tras la disolución de King Mob, se dedicó a la ropa provocativa y urbana, con la que ganaría mucho dinero. El polémico Mclaren no ocultaría la utilización que hizo de los Pistols y su transgresora actitud. En parte, los Pistols difundían sus ideas ácratas, ateas y nihilistas y, de paso, le reportaban muchísimo dinero. En sus propias palabras " los Sex Pistols fueron un instrumento, una herramienta, y eso es algo que tal vez ellos no llegaron a entender jamás " ( 4 ).

Reid, en su trabajo como diseñador, recuperó viejos carteles situacionistas dándoles una nueva y libre versión. Así, el póster " Atelier populaire " de mayo del 68, se convertía en el " God save the Queen ", en donde la sagrada imagen de la reina de Inglaterra agujereaba sus labios con un gran imperdible.

"Vivimos como si al nacer apestara ya a muerte".
A. Artaud

El happening fue otro elemento recuperado por la cultura punk, en especial por parte de la mayor banda anarcopunk: Crass. Crass hacían uso de pirotecnia y elementos ambientales para crear la atmósfera necesaria con la que difundir unas ideas que atacaban a todas las formas de poder existentes socialmente. El happening es una acción multidisciplinar en la que se combina música con pintura, poesía o audiovisuales. De este modo, los conciertos eran acciones tremendamente lúdicas e interactivas, superando la cuestión meramente musical.
Las conexiones de Crass con el movimiento Fluxus son más que evidentes. "Exit" sería el nombre de un grupo formado por Penny Rimbaud y Steve Ignorant -quienes más tarde formarían Crass -. Exit realizaría giras por toda Gran Bretaña llevando a cabo performances con un claro contenido político de denuncia. El grupo entraría en contacto, a raíz de sus giras, con gente vinculada a Fluxus con quienes, de forma eventual, colaborarían ( 5 ).
Rimbaud e Ignorant experimentarían con el sonido en festivales avant-garde a los cuales acudirían distintas personalidades del mundo fluxus, incluido el mismísimo John Cage. Es el uso del collage algo habitual dentro de la cultura punk, así como el uso y abuso de fotografías de cualquier tipo para posteriormente alterarlas con un fin concreto. Ello es un claro reflejo de los comics y obras desviadas por los situacionistas (se altera el significado inicial para subvertirlo). De este modo, la cultura punk estaba reinventando una utilización radical de la publicidad y aportará, incluso, sus propias tipografías propias del collage o de viejas máquinas de escribir, lo que representa el uso por parte del punk de medios precarios y domésticos pero que impregnan a la escena punk de un carácter informal, thrash y auténticamente callejero.
Estos ejercicios de desviación encuentran también su expresión en la difusión (cuando no el firme apoyo) del plagio como forma también de subvertir significados. De este modo " el plagio se transforma en una amenaza real y existente. Las acciones de plagio subvierten los conceptos de valor, basados en el tiempo productivo y la dificultad de producción y, consecuentemente, la política económica que sustenta el capitalismo (...) Si el arte no es de todos, entonces que no sea de nadie" ( 6 ). Resulta elocuente la exaltación de la idea de comunidad, de flujo e intercambio de ideas, incluso de supervivencia como grupo social a raíz de una cultura propia (como los casos de bandas punks contemporáneas como Crudos o Huasipungo que defienden la cultura india/latina frente a una forma de imperialismo cultural anglosajón).
En este sentido, el mail-art, cuyo origen se remonta a los futuristas italianos como Giacono Balla o Pannaggi aunque oficialmente se situe en 1962 de la mano del estadounidense Ray Jonson con su " New York Correspóndanse School Of Art ", hace uso de materiales ya existentes y utilizando, con frecuencia, el collage. En el mail-art se expresan las ideas de intercambio sin ánimo de lucro y de acción que supera las fronteras. El mail-art utiliza un elemento estatal -el servicio oficial de correos- para fines muy distintos. La influencia que el punk rock ejerció en mailartistas como Irene Dogmatic o Genesis P-Orridge, quienes estuvieron implicadas en la escena punk en sus comienzos, fue notable, al igual que miembros de bandas como los propios Clash o Adam and the Ants, los cuales recibieron clases de arte adquiriendo conocimientos de futurismo o dadaísmo ( 7 )

"La música punk, como todo el arte, es la negación del devenir revolucionario del proletariado"
Dave W en "The end of music"

El mail-art y su Red de Arte Postal daría lugar a otro fenómeno; el neoismo. Su nacimiento se sitúa en Montreal, en torno a 1979, y su grupo constitutivo lo definiría como un intento de escapar de " la prisión del arte " para " cambiar el mundo ".
Es ese frontal rechazo por parte de la cultura punk a la idea de "artista", lo que enraíza con distintos movimientos de vanguardia contracultural, cuyas raíces podrían situarse mucho más atrás en el tiempo de lo que nos imaginamos. Así, hay quienes señalan que " podemos percibir como la postura, la ética y la forma de ser y vivir del punk se puede encontrar en muchas de las escuelas y corrientes artísticas a través de la historia como el Renacimiento o el Romanticismo y algunas otras, pero especialmente donde encontramos mayor similitud es en aquellas grandes corrientes artísticas innovadoras, rebeldes, revolucionarias e irreverentes del siglo XX, como lo son el dadaísmo y el surrealismo " ( 8 ).

"Hoy todo vuelve a empezar, es fabuloso, renuncien a todo" .
André Bretón, fundador del surrealismo

La idea de artista parecía colocar al punk al margen de la calle, lo hacía poco accesible y dotaba de una cierta carga elitista. De hecho, el punk nació como reacción al anquilosado y decadente movimiento hippie y a la fashion industria del pop. Existía, no obstante, claras muestras de "arte académico" en portadas y cubiertas de algunos de los mejores álbumes punk, como el caso de The Jam. La escuela Bauhaus o la citada estética dadaísta son exponentes de ello.
Es frecuente el contacto de aquellos que iban a ser padres de las distintas corrientes artísticas con el ambiente genuinamente punk. Es el caso de la figura futurista Istran Kantor, quién contactó con jóvenes punks del lumpen y comenzó a inundar las paredes con frases como " liberad la imaginación "(el símil con "la imaginación al poder", frase situacionista, es evidente) , " no trabajéis nunca " (idem), " Todo antes de los noventa " o " Convulsión, subversión, defección ". De nuevo, se recurre a la idea de inmediatez y urgencia, que viene a decir algo así como la frase anarquista de " Lo queremos todo y lo queremos ahora ".
En la primigenia cultura punk existe la firme intención de existir al margen de la industria, lo que conlleva la complacencia de ser un movimiento underground, pero al alcance de todos. Tanto los dadaístas como los letristas y situacionistas se situaron en clara confrontación con la idea de "modernidad" y pretendían sacar el arte de los museos para que éste pasase a formar parte de la vida misma. El mail-art, en este sentido, también constituye un arte de urgencia. La actividad del mailartista se distingue por su precariedad de medios y su accesibilidad. Para llevarlo a cabo no son imprescindibles ni grandes ni medianos desembolsos económicos, ni disponer de locales o estudios anejos al propio domicilio (...) es un arte doméstico y fácil en tanto que está al alcance de cualquier persona con algo que decir ( 9 )

El punk es una cultura no enlatada que se afirma en la acción. Los directos de bandas punk eran tremendamente efectivos. Se trataba de dramatizar absolutamente todo y se explicaba la realidad a los ojos de una persona tremendamente enfadada (desempleo juvenil, auge del fascismo, represión policial, etc.). Esta dramatización, obviamente, no era algo que los punks inventasen, su reinvención " a la manera punk " tendría quizás su punto de partida en un Cabaret, el Cabaret Voltaire de Zurich, en donde un grupo de exiliados antiguerra, en los que destacaba Tristan Tzara, dramatizaban en extremo, tan pronto emitían gruñidos, como se convulsionaban violentamente. De ello surgiría da-da. En los ambientes neodadaistas, en los happenings, los espacios lúdicos y el arte de acción en general, se pone en cuestión la practica dominante del arte, la burguesa y la anticapitalista, y se apunta tímidamente a una actividad artística protosocialista. ( 10 ).

Algunos miembros fluxus solían destruir sus instrumentos en directo, lo que suponía la dramatización en grado máximo. La música se termina violentamente porque ya no existe físicamente el instrumento. La cultura punk pretendió superar a través de lo estético sus evidentes contradicciones: " riot ", " Class war ", " antitodo ", parece gritar que una imagen vale mas que mil palabras, pero se mantiene prisionero de sus mismas limitaciones. En este sentido, la anti moda es también otra forma de moda y la anti estética genera también otra manera de lo estético fácilmente reproducible e integrable. Es en su carácter de amplificador de la rebeldía juvenil en donde reside su mayor fuerza. Bandas como Sham 69 o Angelic Upstars denunciaron el fascismo, mientras el líder de Skrewdriver, Ian Stuart, se convertía en un líder y declarado neonazi tras la grabación de su segundo disco. El punk fue el formato elegido por una juventud sin alicientes. Si el diseñador John Hertfield, durante el inestable periodo de entreguerras, utilizaría la revista " Schalag zu, proles !" (golpea fuerte proletario) para difundir fotomontajes declaradamente antinazis, el punk utilizo la música para transgredir y hacer oposición. Enmarcado, consciente o inconscientemente, en una historia que había vivido diez, cien, mil sabotajes a la " cultura seria " y, por lo tanto, al modo de vida capitalista, el punk se convirtió en uno de los movimiento mas decididamente transgresores nacidos en el siglo pasado.

• Asger Jon "Fragmentos de imagen y forma". http://www.sindominio.net/ash.
• Felipe Vidal "Arte posmoderno y emancipación.
• Leonardo Rios "Precisiones punk". http://www.chile-hoy.de/arte_cultura/precisiones-punk.htm.
• Entrevista a Mclaren en el nº 80 de Ajblanco.
• Crass art and other pree post-modernist monsters. Ed. Ak-Press.
• Fanzine "Hazlo tu mismo" nº 10.
• Stewart Home "El asalto a la cultura". Ed. Virus.
• Benjamien Quirarte en "El arte y el movimiento punk".
• Jose Luis Canpal. Comunicación presentada en el IV Encuentro Internacional de Editores Independientes. Punta Umbría, Huelva, mayo de 1997.
• Marchan Fiz, S, "Del arte objetual al arte concepto". Ed. Akal.

(*) Publicado en el #12 de La Felguera