18/1/11

La bofetada

Juan Cruz Lakasta (19 / 12 / 2010)

La mejor canción dedicada a una Yolanda desde la de Pablo Milanés. Me refiero al temazo compuesto por la rapera pamplonesa Julieta La chula potra Itoiz en torno a la todavía alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, que lleva por contundente título La bofetada. En el pedazo de videoclip que han grabado con él, nuestra vieja Iruña parece La Habana Vieja, y la buena de Julieta, la Mala Rodríguez. Está enorme. Prueba de ello es que colgaron el vídeo en YouTube el domingo pasado y ayer ya había sido visto más de 5.800 veces. Para localizarlo basta con teclear en Google La bofetada.avi. El columnista pamplonés Juan Kruz Tiquismiquis Lakasta no puede evitar ponerle un pero a ese tremendo hip-hop de aires latinos: soy de la opinión de que alguno de los epítetos que profiere contra la todavía primera edila son de calibre excesivamente grueso. No obstante, se pueden interpretar como licencias literarias. O lo que es más -laxo-, como licencias raperas. Yo me quedo con el estribillo salsero, que suena acompañado de una apañada sección de viento: ¿Dónde estás, donde estás, Yolanda? ¿Qué pasó, que pasó, Yolanda? Te busqué, te busqué, Yolanda. Y no estás, y no estás, Yolanda. Me quedo con él porque ya falta menos. Ya falta menos para el glorioso San Fermín, y ese pegadizo estribillo podría triunfar en esas fiestas sin igual. Además, ya falta menos para que Barcina abandone la alcaldía de Pamplona, y al final va a dejar la vara de mando municipal sin poder colocar la primera piedra del museo de los Sanfermines. Así las cosas, el susodicho ritornelo, con tres mínimos retoques, le encaja como anillo al dedo: ¿Dónde está, donde está, el museo? ¿Qué pasó, que pasó, Yolanda? Lo busqué, lo busqué, Yolanda. Y no está, y no está, Yolanda. Los presupuestos de Pamplona para 2011 se han aprobado con una partida destinada al museo de 600.000 euros, que no da para comenzar las obras. El PSN propina una bofetada política de considerables dimensiones a Barcina, congelando el que ha sido su proyecto insignia desde la campaña electoral de 1999. Una bofetada propinada, de alguna manera, en el carrillo de todos los pamploneses, ya que el proyecto otrora apoyado por los socialistas se paraliza ahora con 10 millones de euros ya gastados o comprometidos. Por no hablar del cambio de ubicación del parque de bomberos y lo que pueden permanecer las ruinas del antiguo, ya derribado, afeando la trasera de la plaza de toros.