20/3/09

Extracto de una entrevista a Jon del fanzine Niños Drogados por Frank Sinatra

http://www.lilimarleen.es/
(...)
ALM. ¿Te considerabas anarco punk en aquella época (o en ésta…)? ¿Hacías trabajo político en colectivos u otros? ¿De qué tipo?

J. Sí, me consideraba anarco punk. Sí, me sigo considerando anarco punk aunque quizá eso es difícil de entender. Me gustan las incoherencias positivas, un poquito al menos. Al programa de radio que hice en Radio Pica, cuando nos estábamos metiendo a tope en el activismo social, le llamé I don’t care, como la canción de los Ramones. Imagínate los Ramones como melodía de un programa de punk activista y encima la canción titulada “No me importa”; ese tipo de incongruencias me gustan, para que la gente piense. Yo hoy soy punk empresario, no voy de punk, menos voy de empresario, por supuesto. Pero actúo bastante más como un punk de 20 tacos que como un empresario de 40. Dí la cara cuando era un crío de 15 tacos, imagínate ahora con 40. No tengo ni el mismo tiempo ni la misma energía ni las mismas irresponsabilidades, pero sigo escuchando punk y pensando la mayoría de cosas que pensaba hace veinte años. He colaborado, y sigo haciéndolo, con todo lo que he creído que merecía la pena, imposible hacer lista. Tipo justicia y libertad sin límites.

ALM. ¿Eran comunes los piques entre gente que se consideraba anarco pacifista y los que estaban en contra de esa idea?

J. Éramos jóvenes, todos teníamos muchas tonterías en la cabeza. Yo no recuerdo piques porque siempre he intentado positivizar. Ahora, leyendo algunos zines veo que había gente más estúpida que otra, gente que en vez de hacer hablaba y se preocupaba de lo que hacía el de al lado, pero eso pasa en todos los sitios y son tonterías infantiles. Nuestra lucha era y es contra el fascismo y las injusticias, y ahí seguimos. Mucha mentira corriendo por Internet también hay, y mucha omisión. De la Wikipedia no me fiaría mucho si se desea saber de veras lo que pasó.

ALM. ¿Viviste tú los piques entre la escena punk hard core más comprometida y los punks más destroyers que pupulaban por entonces (y hoy día, vamos)? ¿Te gustan grupos como Toy Dolls, Adicts and co.?

J. Las broncas con los punks destroy estaban a la orden del día, nos jodían los conciertos, hacían que nos cerraran los locales y hubo un momento en que dijimos basta, pero eso ya fue cuando nos los habían cerrado todos y nosotros ya habíamos entrado en el movimiento libertario, entendimos que debíamos defender nuestros espacios. En el año 85 u 86 un concierto punk era un concierto, siempre y cuando no fueran fachas... Yo Toy Dolls no los conocía, solo “Nelly the Elephant” que sonaba en los bares, pero al concierto del 86 fui de cabeza. Con la que se lió no vi absolutamente nada, estuve por la autodefensa. Hoy en día no iría a estos bolos. En cambio, Stiff Little Fingers no me los perdí.

ALM. ¿Qué opinión tienes de Decibelios? ¿Habían muchos problemas con los boneheads u otras bandas en aquellos años?

J. Los Decibelios la cagaron, quisieron jugar a la fama y les salió mal, ser punk y fascista o nacionalista no cuadra. Ellos al principio eran muy amigos de los punks porque si no, no se comían nada, y después cuando empezaron a hacer la escuela skineta se decantaron por un público fascista. Hablaban de unión y fueron ellos los que rompieron la unidad juvenil que había. No hay que olvidar que aquellos años, en Barcelona, excepto en contadas excepciones, punks, rockers y mods se encontraban sin que hubieran broncas, y precisamente, a partir de la aparición de los skins nazis, por un lado se quedaron ellos y por el otro todo el resto de peña. En más de una bronca punks y mods se defendieron juntos de las agresiones fascistas. Pueden decir lo que quieran pero quien ensaya siempre delante de una gran bandera española tiene un nombre. Y no es provocador.